Inicio » Blog » Blog » Relaciones BDSM y Kink

Relaciones BDSM y Kink

En este post hablamos de BDSM y Kink. Estas siglas hacen referencia a aquellas prácticas o fantasías eróticas no convencionales relacionadas con el Bondage y la Disciplina; la Dominación y la Sumisión; el Sadismo y el Masoquismo y el Kink. ¿Te suena? No te quedes con las dudas.

El BDSMK es un conjunto de prácticas no tan visibles y normalizadas como por ejemplo el petting, la penetración o el sexo oral y, como cualquier otra práctica sexual, si es consensuada entre todas las personas que participen, merece un respeto y un lugar en el espectro de la diversidad sexual.

El significado concreto de estas siglas es el siguiente:

  • Bondage: Es la práctica erótica que se basa en la inmovilización del cuerpo o, algunas partes del cuerpo o también conocidas como ataduras eróticas.
  • Disciplina: Son las prácticas en las que una persona adquiere el papel de adiestrador, dominante, maestro/a o activo y la otra persona adquiere el papel de adiestrado/a, dominado/a, alumno/a o pasivo para que siga ciertas conductas, adopte determinadas posturas, u otras. Son intercambios eróticos de poder.
  • Dominación/sumisión: Se trata de aquellas prácticas en las que el disfrute procede del control que una de las personas involucradas ejerce sobre la otra. Este control se expresa en mandatos, prohibiciones u órdenes y siempre está sujeto a un pacto previo. A veces no es necesario el contacto físico.
  • Sadismo/masoquismo: Es una práctica en la que se obtiene el placer a partir del dolor, sea físico (cera caliente, azotes, pinzas) o mental (humillaciones eróticas).

Pero, puesto que estas siglas no hacen referencia a algunas prácticas asociadas a esta sexualidad no convencional, como por ejemplo el fetichismo, para incluir esta dimensión se añade la sigla K de “Kink” que hace referencia al conjunto de prácticas no convencionales o poco habituales en la sociedad, que se realizan de manera puntual y que suelen combinarse con otras prácticas más estandarizadas.

Buscar el significado de todas estas palabras puede llevar a informaciones distorsionadas por eso, te queremos hablar de la Asociación BDSMK, asociación para la divulgación de prácticas sexuales no convencionales porque ofrecen un asesoramiento digno de mención. En la asociación definen estas prácticas de la siguiente forma: “Dentro del kink, el BDSM es aquel conjunto de prácticas que tienen que ver con el intercambio consensuado de poder: ataduras, dominación, sadomasoquismo, etc. Las prácticas de BDSM siempre tienen en común que hay una persona que queda al cargo de lo que pasa (es quién ata, azota, da órdenes, etc.) y otra que cede durante un rato parte de su libertad.

Claves básicas:

  • El BDSM y el Kink siempre se encuadran dentro del consenso ya que, sin este consenso previo no estaríamos hablando de BDSM. Con este tema la Asociación BDSMK hace cierta aclaración: Exponen que no es lo mismo el consenso que el consentimiento, ya que éste último puede ser pasivo “mientras que el consenso es activo (las dos personas desean lo que va a suceder y han hablado de ello)”.
  • La segunda clave dentro del BSDM y el Kink es la seguridad en lo que se realiza. De aquí la importancia de cuidar los detalles. Hay quien tiene palabra de seguridad para expresar cuando se ha llegado a un límite. Otros sujetan una canica con la mano y, en caso de querer parar con la práctica la dejan caer, permitiendo que la otra persona oiga el ruido y pueda parar.
  • La última clave es que sea sensato. Porque llevar a cabo una práctica a lo loco, puede tener consecuencias.

Estas claves también son conocidas como SSC (es el acrónimo de safe, sane and consensual).

Y como en todas las cosas no normalizadas y no visibilizadas, existen estereotipos, es decir, ideas distorsionadas de lo que son este tipo de prácticas, Hay quien opina que es una aberración, algo inmoral y que tiene mucha relación con la violencia de género. Es cierto que desde fuera y sin conocer estas claves es muy fácil identificar estas peculiares formas de disfrutar de nuestra sexualidad, con el maltrato físico o psicológico. Por eso, nunca hay que olvidar que si estas prácticas están enmarcadas dentro del CONSENSO, no debería haber una situación de abuso o maltrato.

Pero lo cierto es, que también pueden encontrarse casos de maltrato dentro de una relación BDSM y como tal, es algo que debe denunciarse y acabar así con las relaciones que no sean propias del BDSM, sino más bien una historia de violencia. La Asociación BDSMK lo explica muy bien: “No podemos quedarnos en afirmar que el BDSM no es maltrato: tenemos que trabajar para que en el BDSM no haya maltrato.

Debemos saber que el BDSM enmarca todas las relaciones no convencionales y poco tienen que ver con lo que nos muestran en ciertas películas o sagas literarias. Por eso es importante que analicemos esos estereotipos que tan bien alimenta el desconocimiento y seamos sensatos analizando críticamente antes de hacer comparaciones.

Ejemplos de prácticas:

Para terminar me gustaría hacer mención sobre algunas de la multitud de prácticas que dentro del BDSM existen. Las más conocidas son el bondage o ataduras eróticas con diferentes elementos: cuerdas, cintas, esposas, barras, cadenas, collares, artículos especiales…, la Dominación/Sumisión y el Spanking o los azotes, pero existen múltiples formas de disfrutar este tipo de sexualidad.

No obstante, en el caso de querer iniciarse en este tipo de prácticas yo siempre recomiendo informarse muy bien acerca de lo que es y de lo que no, así como reflexionar bien sobre cuáles serán los límites que cada cual tiene y por supuesto, si las dudas persisten, poneros en contacto con entidades o profesionales que puedan recomendar espacios y materiales seguros.

Y aunque la he mencionado durante todo este post, me gustaría destacar aquí la importante labor que la Asociación BDSMK está haciendo. Y que ya sabes que quedo a tu disposición para cualquier duda o consulta, pero dejo también aquí el enlace de esta entidad para que por favor, cualquier duda que tengas y antes de dar un paso a lo loco, te informes bien de la mano de gente profesional. www.bdsmk.org

María Ramos Escamilla
Psicóloga y Sexóloga