¿Necesito terapia?

¿Hay algún área de tu vida que te gustaría mejorar? ¿Cómo es tu vida de pareja?¿Crees que podrías retomar el control de tu vida? ¿Sientes satisfacción con tu sexualidad? ¿Cómo puede ayudarte la terapia de pareja o terapia sexual?

Nuestra vida va pasando por distintos momentos, algunas veces necesitamos apoyo para conocernos más, crecer personalmente o profesionalmente o para sentirnos mejor. La sexualidad está presente en todas las personas, significa salud y bienestar. La vivimos de forma única y diferente en cada persona, incluso cambia en las diferentes etapas de la vida. La terapia sexual, individual o de pareja es un apoyo para enriquecer la sexualidad, mejorar la comunicación y profundizar en el autoconocimiento.

Aunque ir al psicólogo está cada vez más normalizado, aún queda bastante camino por recorrer. Sigue presente la idea de que “hay que estar fatal” para ir al psicólogo y esto no es verdad. Cuanto antes nos atrevamos a coger las riendas de nuestra vida, si estamos en un buen momento, nos resultará más fácil reconducir aquello que queremos cambiar. Empezar un proceso de cambio no es fácil, pero es valiente y apasionante.

Me gusta explicarlo así: cuando nos duelen las muelas vamos al dentista, pues cuando nos duelen las emociones el psicólogo es nuestro aliado.

Ir al sexólogo tiene una dificultad añadida, porque hay mucha “normalización”. Cuando algo no va bien en nuestra sexualidad, pensamos “ya se pasará”, “puedo vivir sin sexo”, “hay otras cosas más importantes”. En cierto modo hemos aprendido a banalizar el sexo como algo superficial o sin importancia. Pero lo cierto es que en muchas ocasiones lo sexual es un síntoma de algo más, la sexualidad es una forma de expresarnos, nos ayuda a sentirnos bien, a desconectar y conectarnos con nosotros mismos.

Para concretar sobre las áreas que la terapia psicológica, sexual o de pareja tiene eficacia, aquí va un listado con algunos ejemplos.

Estas son algunas cosas con las que puede ayudarte un psicólogo:

  • Autoestima
  • Ansiedad
  • Asertividad
  • Comunicacion
  • Depresión
  • Miedo, timidez excesiva
  • Toma de decisiones
  • Gestión del tiempo
  • Duelo
  • Relaciones abusivas

Qué áreas atiende la terapia sexual:

  • Insatisfacción con la sexualidad
  • Identidad personal, sexual y de género
  • Dificultades con el orgasmo, por ausencia o para alcanzarlo
  • Dolor o molestias en las relaciones sexuales, la penetración o en el coito
  • Exceso o falta de deseo sexual
  • Orientación sexual y del deseo
  • Disfunción eréctil, “impotencia”
  • Vaginismo
  • Enfermedades o infecciones de transmisión genital o sexual (ETS,ITS e ITG)
  • Insatisfacción con el tiempo de eyaculación ( eyaculación precoz o eyaculación retardada)

En que puede ayudarte la terapia de pareja:

  • Mejora la comunicación con tu pareja
  • Aprende a resolver los problemas de pareja
  • Negociar y llegar a acuerdos
  • Gestiona tu relación no monógama
  • Reaviva la pasión en pareja
  • Disfruta más de tu sexualidad
  • Resuelve tu insatisfacción sexual
  • Aprende a controlar, entender y gestionar los celos
  • Supera con éxito los cambios en tu relación
  • Aprende las distintas etapas por las que pasan las parejas
  • Gestiona el reparto de tareas y roles cuando crece la familia
  • Procesos de separación, divorcios y ruptura de la pareja.
  • Dificultades en la convivencia
  • Como superar los conflictos familiares

¡Empieza un proceso de cambio! Conócete, toma las riendas y siéntete mejor.

Laura de Toledo Congosto.

Psicóloga y sexóloga.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *